entrada

Tendinitis del Tendón de Aquiles

Los procesos inflamatorios en el tendón de Aquiles son cada vez más frecuentes debido al creciente aumento de actividades deportivas en la población activa, como el runnig y el pádel entre otros deportes.

Tendón de Aquiles
Tendón de Aquiles

El tendón de Aquiles se inserta a nivel del pie en el calcáneo, constituye la terminación del conjunto muscular de la masa gemelar o tríceps sural (sóleo, gemelo interno y externo). Está débilmente vascularizado, lo que constituye un factor negativo para su tratamiento con medicación oral y para su regeneración. El dolor suele localizarse en el mismo tendón, por encima del calcáneo (talón) y en la zona posterior y más distal de la pierna. Puede aumentar la molestia al subir escaleras, ponerse de puntillas o calzado excesivamente plano. El diagnóstico se establece mediante una buena exploración clínica y según el proceso evolutivo de la lesión realizaremos pruebas de imagen (radiografía, ecografía, resonancia). Hay que distinguir entre un proceso agudo (tendinitis) o un proceso degenerativo crónico en el seno de sus fibras (tendinosis).

TENDINITIS
TENDINITIS

En los procesos inflamatorios agudos (tendinitis), iniciaremos una restricción de la actividad que haya desencadenado la tendinopatía. Trataremos de reducir la inflamación mediante una inmovilización parcial con vendaje funcional, hielo (crioterapia) y antiinflamatorios. Tras establecer una mejoría del cuadro se procede al manejo fisioterápico manual y electroterapia si fuera preciso. La tendinosis o proceso degenerativo en el seno del tendón, precisan un manejo terapéutico diferente. Se producen microroturas o pequeños desgarros del tendón ocasionando una pérdida de la estructura organizativa interna de las fibras de colágeno, y puede llegar a producirse una rotura completa del tendón. Es una patología difícil de tratar, en combinación con las medidas anteriormente descritas, disponemos de terapias más intervencionistas con un abordaje mínimamente invasivo. miniabordaje En función de la severidad del cuadro se aplica una técnica determinada individualizando el tratamiento: Microtenotomías con radiofrecuencia (Topaz), Electrolísis percutánea intratisular (EPI) y Plasma rico en factores de crecimiento (PRP). PRP Es fundamental prevenir la recidiva del cuadro mediante ejercicios de estiramiento, un calzado adecuado, y valorar la posibilidad de utilizar plantillas para corregir la alineación de retropié o alteraciones en el eje de carga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>